Foto: Christian Petersen/Getty Images

Mike Trout es el rey de los contratos y del Social Media ¿Pero por qué nadie lo reconoce fuera del terreno?

Durante los últimos años, las redes sociales han alcanzado límites inimaginables dentro del deporte profesional. Con diferencias de criterio para su uso más o menos «oficial», las disciplinas más populares de los Estados Unidos han buscado conectar cada vez más con sus seguidores. El resultado, como es obvio, no ha sido igual para todos. 

Entre los deportes más tradicionales de la tierra del ‘Tío Sam’ (fútbol americano, baloncesto y beisbol), sólo hay un caso en el que coincide unánimemente el de mejor desempeño en el terreno, el del mayor contrato y el más popular en las redes: Mike Trout. El nacido en New Jersey lidera la tabla de beisbolistas con 1.5 millones de seguidores en Instagram y este mes de marzo se convirtió en el atleta con el mejor contrato del deporte estadounidense ($430 millones por 12 años).

Russell Westbrook (Oklahoma Thunder de la NBA – $207 millones) y Matt Ryan (Atlanta Falcons de la NFL- $150 millones) completan el trío de jugadores mejores pagos en sus deportes. Sin embargo, hay varias diferencias con el inigualable Trout: ni Russ ni Ryan son los mejores en sus posiciones y ni hablar en comparación a otras super estrellas de la liga. Tampoco son los que más ‘followers’ cuentan en sus redes. El base del Thunder cuenta con 12.7 millones de fans en Instagram, pero aún lejos de los 24.5 millones de Stephen Curry (Golden State Warriors) y a un abismo de los 48 millones de LeBron James (Los Angeles Lakers). En tanto, Matt Ryan, que firmó su histórica extensión de contrato en 2018 ($30 millones por las próximas 5 temporadas), apenas roza los 400 mil seguidores. La lista de jugadores que multiplican sus followers es extensa: Odell Beckham Jr., Tom Brady, Cam Newton, Russell Wilson, JJ Watt, etc.

Embed from Getty Images

Pero hay un factor que hace que Mike Trout sea tan especial dentro del mundo del beisbol pero tan ‘fantasmal’ fuera del terreno: No es la cara de ‘su’ deporte. Incluso, habría opiniones encontradas sobre quién es la cara del beisbol. ¿Esto es un problema de MLB o del equipo de marketing de los Angels? La realidad es que el jardinero central del conjunto californiano puede caminar dentro de un centro comercial de cualquier ciudad de los Estados Unidos fuera de Anaheim y es poco probable que alguien lo reconozca.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

#TrustTheProcess

Una publicación compartida de Mike Trout (@miketrout) el

¿Por qué sucede esto con el jugador que está marcando una época en la era digital y que pondrá su nombre junto a los mejores de la historia? Tengo varias hipótesis:

Embed from Getty Images

Poca exposición en acción

Una de las quejas de quienes no simpatizan con el beisbol es la duración de los juegos. A pesar de que un partido casi siempre alcanza las tres horas, cada jugador tiene pocas opciones de ser enfocado por la cámara: cuando realiza un out, en su turno al bate, durante alguna broma dentro del dogout y en las entrevistas post partido (a la que poca gente presta atención). Salvo que realice una jugada espectacular, el lente de la cámara no se posará en sobre el jugador por más de pocos segundos. Esto ocurre debido a que el juego debe continuar y corresponde pasar al siguiente bateador. Si realiza el último out, los televidentes únicamente verán una o dos rápidas repeticiones antes de toparse con los comerciales.

Embed from Getty Images

El casco y la gorra

Otro factor diferencial es el uso de la gorra y el casco a la defensiva y ofensiva, respectivamente. El hecho de que ambos estén hechos para proteger a los jugadores del sol y de golpes en la cabeza tiene como consecuencia que aún sea más difícil ver el rostro de los protagonistas, a diferencia de deportes como el fútbol o el baloncesto. Trout no es la excepción y menos teniendo en cuenta que no posee barba, tatuajes ni nada extraordinario que llame la atención más allá de su talento infinito.

Embed from Getty Images

Millennials

Esto es un apartado que no está tan centrado en el outfielder de los Angels.

En el último tiempo, uno de los aspectos que más preocupa al Comisionado de Grandes Ligas y al Sindicato de jugadores es el ritmo de juego y la duración de los partidos, lo que ha hecho que cada año sea más notorio el alejamiento por parte de los millennials. El dato es contundente: el promedio de edad de los seguidores del beisbol es de ¡52 años!

Con la intención de acelerar el ritmo, ya han sido aprobados la reducción de tiempo entre innings, un mínimo de bateadores enfrentados por relevistas y visitas al montículo. En cuanto al juego en sí, a partir de este año el ganador de la competencia de jonrones se llevará un millón de dólares, lo que, en teoría, hará que veamos un mejor show con los mejores sluggers de la liga. Trout jamás ha participado en un homerun derby y nunca ha mostrado intenciones de hacerlo, a pesar de siempre sobresalir en esta estadística año tras año. Pero si la liga logra enganchar a los millennials, esto pudiera tener un mejor efecto a nivel de marketing con Trout.

Embed from Getty Images

Ubicación geográfica

El dos veces ganador del MVP lleva ocho temporadas jugando en California. Esto quiere decir que la gran mayoría de sus juegos durante la temporada comenzarán entre las 9 y 10 de la noche en relación al centro y al este de los Estados Unidos. Si a esto le agregamos la duración de los encuentros, salvo que seas un gran aficionado a este deporte, es muy poco probable que alguien lo vea en directo. Además, cada cadena de televisión ofrece los encuentros a sus aficionados locales y son pocas las veces que, por contrato, van a nivel nacional. Para este 2019, los Angels únicamente tendrán siete partidos en abierto, es decir, el 4.32% de sus juegos.

Embed from Getty Images

Equipo sin tradición ni competitividad

Mike Trout y sus Angels únicamente han ido a los playoff en una sola ocasión en los últimos ocho años. Es cierto que no es necesario ganar anillos para pertenecer al olimpo del beisbol, pero en instancias de postemporada es donde muchos peloteros agrandan su leyenda. En el caso del jardinero central, poco ayuda el hecho de tener nula ayuda ofensiva y un cuerpo de pitcheo incapaz de llegar a octubre. No basta llamarse Mike Trout para derrotar por sí solo a los Houston Astros, Oakland A’s, Seattle Mariners o Texas Rangers; rivales de su división.

Si bien los Angels tienen su sede en una California, esto no es mayor atractivo más allá del potencial que ofrece jugar en este estado. En el mundo del beisbol, son otros los denominados ‘grandes mercados’ ¿Qué sería de Trout si jugase para los New York Yankees, Boston Red Sox, San Louis Cardinals o Chicago Cubs? A nivel deportivo es difícil de predecir, pero su impacto fuera del terreno fuera muchísimo mayor.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *