Foto tomada de la cuenta de Twitter @MLBONFOX

Las mayores palizas en la historia del deporte

El domingo 14 de julio, el fútbol peruano vivió una jornada que puso los ojos de los fanáticos sobre su territorio. En la Copa Perú, torneo que brinda el ascenso a primera división al campeón de la justa, Sport Chavelines Juniors goleó 24-0 al Vasko FC.

Esa abultada goleada, amparados bajo 10 tantos de Christian Carranza, se convirtió en el triunfo de mayor diferencia en el balompié del mencionado país. Pero, ¿fue la paliza más grande de la historia?

Pese al marcador, esta no se convirtió en la victoria más grande registrada en la disciplina. El récord pertenece a la selección de Australia, que en el año 2011, rumbo al Mundial Corea-Japón 2002, superó 31-0 a Samoa Americana, compromiso en el que el delantero Archie Thompson fue dueño de 13 goles.

Embed from Getty Images

Números estratosféricos

En el rugby, una paliza jamás será olvidada. En 2015, en plena acción de la primera división de Bélgica, Royal Kituro venció 356 a 3 al Soignies, que apenas puso número en la casa con un gol de campo. La razón: el árbitro retrasó el inicio del encuentro y la mayoría de los elementos del cuadro derrotado se fueron.

Diferencia marcada

En el Mundial femenino de baloncesto celebrado en Corea del Sur en 1979, Australia se hizo sentir con su dominio sobre el tabloncillo al medirse a su similar de Malasia para demostrar su energía en la duela. En la fase de grupos, el combinado de Oceanía arrolló con marcador de 119-14 a su rival de turno, en un choque difícil de olvidar.

En cero

Este año, el waterpolo tuvo un resultado para la historia. En el Mundial femenino, Hungría promedió dos goles por minuto para superar con comodidad 64-0 a Corea del Sur, mostrando las claras diferencias que separan a un país y otro en el desarrollo de la disciplina.

Embed from Getty Images

Batazos insuperables

La ofensiva de los Texas Rangers no dio tregua a los brazos de los Baltimore Orioles en la temporada regular de las Grandes Ligas en el 2007. Ese año, los tejanos desplegaron su poder para ganar 30-3, la mayor victoria en la historia de las mayores. Jarros Saltalamacchia y Ramón Velásquez sonaron dos jonrones cada uno y produjeron siete rayitas para comandar a los bates rancheros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *