La NBA lucha por la salud mental de sus jugadores

Talento, fama y mucho dinero. El éxito no necesariamente es sinónimo de felicidad y, aunque con pocos ejemplos, el deporte ha visto a algunos de sus protagonistas lidiar con demonios internos.

Sus exponentes, amados por millones de personas y seguidos por otras tantas, no tienen por qué contar con una vida envidiable. Las comodidades no siempre resuelven todos los problemas.

En la NBA están al tanto y dieron instrucciones a las 30 franquicias para evitar que sus jugadores luchen en completa soledad con sus percances, por lo que pidieron a cada organización contar con un especialista en salud mental.

En las sombras

El 17 de febrero de 2018, el escolta DeMar DeRozan compartió un corto mensaje a través de Twitter: «Esta depresión saca lo mejor de mí». El, para aquel entonces era miembro de los Toronto Raptors (hoy defiende el uniforme de los San Antonio Spurs), venía de ser figura en su equipo; sin embargo, no todo era risas.

El hecho encendió las alarmas y él mismo decidió hablar a fondo sobre el tema. En entrevista al Toronto Sun, señaló que «no importa cuán indestructibles parezcamos (los basquetbolistas), todos somos humanos al final del día».

«Siempre he tenido estas noches. Siempre he sido así, desde que era joven y creo que eso ha marcado mi forma de ser. Soy muy callado si no me conoces. Siempre me mantengo distante, en mi espacio personal y de esta manera me enfrento a todo lo que me tenga que enfrentar», siguió.

Embed from Getty Images

No fue el único

Lo de DeRozan no fue un hecho aislado. Poco después, en marzo del mismo año, Kevin Love explicó su situación a través de una carta que fue publicada en The Players Tribune, donde confesó haber sufrido incluso un ataque de pánico en pleno juego de los Cleveland Cavaliers.

“Estaba estresado por los problemas que había tenido con mi familia, no estaba durmiendo y el mal comienzo de temporada (4-5) después de las expectativas me estaba pasando factura”, expresó.

En sus palabras también tuvo espacio para recordar la situación del jugador de los Spurs y cómo se sintió tras conocer su caso.

«Jugué contra él muchos años y nunca podría haber adivinado que tenía esos problemas. A veces pensamos que somos los únicos que pasamos por estas experiencias y la realidad es que probablemente nuestros amigos, compañeros o vecinos también se estén enfrentando a ellas», soltó.

Embed from Getty Images

Ayuda necesaria

No todos los jugadores de la NBA sufren de depresión o ansiedad, pero aquellos que sí lo padecen suelen guardárselo. Al igual que cualquier mortal, el primer paso de esta serie de problemas es admitir que existe la molestia, y no todos son capaces de admitirlo.

Sam Amick, de The Athletic, señaló que lo que la liga busca es brindar una ventana extra para el desahogo del atleta, por eso aspiran que cada cuadro cuente con uno o dos especialistas para cada basquetbolista, así como un psiquiatra por plantilla.

Asimismo, la fuente comentó que se le pedirá una planificación a cada conjunto en caso de una emergencia de este tipo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *