El testigo del mordisco de Suárez y el 7-1 en Brasil, a los banquillos de España

La Copa del Mundo Brasil 2014 dejó hechos sorprendentes. El evento celebrado en territorio suramericano se saldó con la selección de Alemania alzando el trofeo de campeón, pero antes fueron numerosas las historias que adornaron la cita.

Dos de los casos más llamativos tuvieron a un mismo hombre como protagonista principal: Marco Rodríguez, árbitro mexicano, quien fue el principal en el duelo por fase de grupos entre Uruguay e Italia que dejó como recuerdo el mordisco de Luis Suárez a Giorgio Chiellini. También pitó el 7-1 de los germanos a los de casa.

Embed from Getty Images

Su nueva vida

Rodríguez, conocido como “Chiquimarco” en la disciplina, decidió dar un paso al costado en su labor como árbitro en el año del mencionado Mundial; sin embargo, su acción no se tradujo en un abandono total de la disciplina.

La nueva vida del azteca sigue atada al balompié, pero ahora en condición de entrenador. Así lo confirmó el mismo personaje a través de sus redes sociales, mostrándose en un avión rumbo a España, donde estará al frente del Salamanca CF UDS, del Grupo II de la Segunda División.

A pesar de haber sido el hombre del silbato en los mencionados choques, su carrera es extensa, iniciando en 1995 y participando en tres Copas del Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *