Virgil van Dijk, la estrella que fue ayudante de cocina antes de ser profesional

En el sorteo de la fase de grupos de la Liga de Campeones de la UEFA, un nombre brilló por su enorme accionar en la pasada edición del prestigioso torneo europeo: Virgil van Dijk.

El central holandés del Liverpool se alzó con el premio a Mejor Jugador de la pasada edición, donde con su club alzó el trofeo de campeón luego de vencer 2-0 al Tottenham. El reconocimiento es un guiño al jugador férreo que aguanta las embestidas contrarias, lo que pone color a las apuestas sobre el Balón de Oro.

Pero el defensa de 28 años tuvo que superar varios obstáculos antes de ser el referente que es hoy, incluida una grave situación de salud que casi acabó con su vida.

Embed from Getty Images

Ayuda extra

Mientras intentaba hacer su propio camino rumbo al profesional, los problemas económicos en su hogar lo llevaron a sumar horas de trabajo y algunos euros como ayudante de cocina mientras veía acción en la cantera del Willem II.

Fue en el restaurante Oncle Jean de Breda donde se destacó como lavaplatos, llevando algo de dinero a casa, donde vivía junto a su madre luego de un divorcio que quebró la relación con el padre de la familia, de ahí que su uniforme muestra su nombre y no su apellido, dado el nulo vínculo con su progenitor.

Duró dos años en las labores antes de firmar por el Groningen de su país por 250.000 euros.

Embed from Getty Images

Casi muere

Aún con el equipo ya mencionado, van Dijk pasó un susto tremendo en el cual casi pierde la vida. En el año 2012, sufrió un fuerte dolor estomacal que lo envió al médico. Una vez ahí fue devuelto a casa pues, según el especialista, no tenía nada.

Otra vez la molestia se manifestó, pero esta vez peor.

Fue llevado nuevamente a un centro de salud, donde fue operado. Hasta la fecha se habla de una apendicitis que casi termina en tragedia, aunque el jugador jamás confirmó por qué padecimiento fue intervenido.

Hoy, gozando de buena salud y sin la necesidad de volver a esos viejos empleos para ayudar a los suyos, es valorado en 84 millones de euros, cifra que los Reds pagaron por sus servicios. El éxito no lo desampara; todo lo contrario. No hay mejor central en el mundo que él, un hombre que pisa fuerte, y sus rivales lo saben.

Embed from Getty Images

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *