We are the champions: el vínculo deportivo de Freddie Mercury

Su talento por la música lo catapultó como uno de los mayores exponentes del siglo XX. Pero mucho antes de descubrir aquel don innato, por sus venas corrió la habilidad deportiva. Con motivo del aniversario de su natalicio, La Otra Cara Del Deporte te cuenta su relación con el mundo del deporte. 
 

El pequeño pugilista


Con tan solo ocho años, los padres de Farrokh Bulsara (verdadero nombre de Freddie Mercury) lo enviaron a vivir con su abuela en India para que recibiera una mejor educación. Ahí, se formó en el instituto en St. Peter’s School, en Panchgani, cerca de Bombay. 

Por ser una escuela de estilo anglosajona, las actividades que se dictaban estaban relacionadas a la cultura inglesa. Pese a que no quiso ser parte del equipo de cricket ni de atletismo, sí tuvo atracción por el hockey de grama. Pero, fue el boxeo la disciplina en la que demostró mayor interés y habilidad.  
 
Aunque le gustaba y tenía madera para ello, su madre le pidió que abandonara la disciplina por lo agresiva de la misma. Tiempo más tarde, el ping pong sería su nuevo refugio. 
 

A los 10 se alzó como campeón escolar en la disciplina. 

Himno mundial


Si bien Mercury se alejó de la escena deportiva para dedicarse solo a la música, el vocalista de Queen no dejó a un lado su corazón de fanático. 

En Gran Bretaña, la tierra que lo vio consolidarse como artista, manifestó su afición por el fútbol; de hecho, Freddie era fanático del Manchester United. Y fue justamente la pasión por el balompié la que desató la necesidad de componer un himno que los fanáticos de la disciplina pudieran disfrutar. 

Fue el 7 de octubre de 1977 cuando Queen lanzó su icónico himno We Are The Champions, pieza que forma parte del álbum News Of The World. Aunque son muchas las leyendas sobre la fuente de inspiración para componerla, Mercury admitió durante una entrevista que al momento de escribirla «estaba pensando en el fútbol. Deseaba hacer una canción alrededor de la cual los fanáticos se pudieran volcar. Es evidente que le he dado un toque más teatral que cualquier cántico futbolero». Tiempo más tarde, durante el Magic Tour, el cantante explicó que al decir «we nos referimos a nosotros (Queen) y el público». 
 
La canción se convirtió en un hito dentro de cualquier victoria en una disciplina deportiva. 

News Of The World también incluyó la canción We Will Rock You, considerada el segundo himno deportivo de la banda y la canción de apoyo por excelencia de la fanaticada en los estadios. 
 

Freddie albiceleste


Durante la única gira realizada en Argentina, el 8 de marzo de 1981, Queen invitó a Diego Armando Maradona, pues, con tan solo 20 años, «el pelusa» ya había demostrado al mundo su talento durante un amistoso entre el Boca Juniors y el Wembley en 1980.

Mercury y Maradona intercambiaron las franelas de las selección de sus naciones. El futbolista subió al escenario con la banda y agregó ante el público: «quiero agradecer a Freddie y a Queen por hacerme tan feliz. Y ahora: Another One Bites The Dust«
 

La canción que no cantó


Para los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, Freddy Mercury y la soprano catalana Montserrat Caballé entonarían Barcelona, tema oficial de las olimpiadas. 
 
Freddie había manifestado su deseo por trabajar un dueto junto a Caballé; y, aunque ambos lograron producir un álbum homónimo, el destino no le dio tiempo suficiente para hacer su gran aparición en la inauguración del evento deportivo. El 24 de noviembre de 1991, Freddie Mercury murió a consecuencia de una complicación en su enfermedad. 

En su honor, los organizadores de la ceremonia inaugural proyectaron una grabación de Barcelona entonada por Mercury en compañía de Caballé. 

Embed from Getty Images

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *