Klopp y el discurso fallido sobre Rocky IV

En el deporte hay experiencias que valen la pena contar, así las mismas no resultaran ser las mejores. Experiencias que hicieron crecer a quienes hoy se encuentran en el Olimpo de las disciplinas.

Jürgen Klopp así lo ha demostrado, pues el recién proclamado mejor entrenador en los premios The Best de la FIFA, hizo un recuento de su trayectoria como instructor en The Players Tribune donde contó cómo una actividad para motivar a sus pupilos del Borussia Dortmund, a quienes dirigió entre 2008 y 2015, terminó avergonzándolo.

Boxeo como inspiración

Previo a un encuentro contra el Bayern Munich, el alemán narró que decidió reunir a su equipo para inyectarles una dosis de energía y positivismo. Comenzó entonces a proyectar imágenes de Rocky IV, “la película de Ivan Drago, un clásico para mí”. Entre cada escena agregaba una comparación de ambos equipos.

“Les puse una escena en la que científicos están estudiando a Drago y les dije: ‘ven, el Bayern es Ivan Drago; tienen lo mejor de todo, la mejor tecnología, las mejores máquinas. ¡Son imparables!”, expresó.

Más tarde, las escenas se tornaron en Rocky Balboa entrenando en una cabaña ubicada en Siberia; cortaba pinos que cargaba entre la nieve y trotando hasta la cima de una montaña. “Esos somos nosotros. Somos rocosos, más pequeños, sí. ¡Pero tenemos pasión, el corazón de un campeón! ¡Podemos conseguir lo imposible!”.

Sin embargo, el germano explicó que sus palabras no parecían tener impacto en los jóvenes, pues la reacción que esperaba, verlos “de pie en sus sillas, listos para correr por una montaña en Siberia como locos”, no era lo que observaba.

Embed from Getty Images

¿Quién es Rocky?

Entonces, el estratega hizo un rápido cálculo en su mente: “¿cuándo salió Rocky IV? ¿1980 o así? ¿Cuándo nacieron estos niños?”. Automáticamente pidió alzar la mano a todo aquel jugador que supiera sobre el personaje.

“Solo dos: Sebastian Kehl y Patrick Owomoyela. Ninguno más”, confesó.

Klopp aseguró en su escrito que ese era el partido más importante de la temporada y, quizá, el “más importante de la vida de algunos de estos jugadores”. Al darse cuenta de que su equipo desconocía la referencia fílmica, tuvo que empezar de cero.

Hoy, en retrospectiva, aunque se sintió avergonzado, no se condena por ello. “Esto pasa a veces en la vida. Somos seres humanos. (…) Creemos que estamos dando el mejor discurso en la historia del fútbol, y en realidad estamos hablando completamente sin sentido. Pero nos levantamos a la mañana siguiente y nos vamos de nuevo”.

Embed from Getty Images

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *