De comer iguanas al fútbol profesional: la historia de Alexandro Bernabei

Detrás de una historia de éxito hay una dosis de esfuerzo y sacrificio. Y detrás de Alexandro Bernabei hay una historia de humildad y un difícil origen que hoy lo hace más fuerte.

Primeros pasos

Nacido en Cañada de Gómez (Santa Fe), el joven de 19 años no se avergüenza de su pasado. Admite sin problema que su niñez estuvo rodeada de momentos de necesidad. «Mi mamá no podía darme de comer porque no tenía dinero. Todas las noches me tomaba un mate cocido con pan duro de dos días pasados. A veces ni comía directamente. Y otras veces cazaba palomas, iguanas o pescaba. Obvio que a la noche comíamos eso«, dijo a una entrevista al diario Olé.

Aquellos días difíciles, le enseñaron desde temprana edad que para alcanzar lo que se desea se debe trabajar. «La casa de mi mamá queda enfrente de un cementerio y me acuerdo de que si había algún entierro cuidaba autos».

Lo que no mata te hace fuerte

Bernabeí creció con sus abuelos desde los seis meses de edad. Confiesa que ellos fueron pilar fundamental en su desenvolvimiento como atleta del fútbol. «Mi abuela era la fan número uno pero falleció. Mi abuelo me acompañó en todo momento».

Hoy, Alexandro es una promesa del fútbol. Se enfrentó a Boca Juniors, donde lució como una de las grandes estrellas de Lanús.

Con el deporte, la vida le da la oportunidad de iniciar una nueva historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *