El tenis da la cara por las mujeres en su repartición de ganancias

Actualmente el tenis es referencia mundial cuando de igualdad de pagos se trata. El deporte blanco se ha consolidado como la disciplina donde el dinero del premio se reparte de manera igual o similar entre colegas femeninos y masculinos.

Aunque las comparaciones son odiosas, las estrellas de la WTA arrasan con un top 10 de las disciplinas mejores pagadas dentro del deporte femenino.

 
Cuentas que lo reflejan

La autraliana Ashleigh Barty hizo historia al lograr el mayor premio femenino de un deporte. Con su hazaña en las finales de la WTA, un total de 4.380.000 dólares entraron a su cuenta bancaria. Sin embargo, el British Open femenino, uno de los torneos más emblemáticos del golf, otorga a su ganadora 747.000 dólares; la cifra ni siquiera se compara a los más de dos millones que da Wimbledon a su ganadora.

Por otra parte, la esquiadora Mikaela Schifrin conquistó la temporada como la mejor del mundo del esquí; pero, un total de 17 victorias tan solo le otorgó de 885.000 dólares, sumatoria total de los torneos.

Ni la gloria olímpica

Simone Biles tampoco escapa de la brecha económica que hay entre ella y sus colegas masculinos. La seis veces campeona nacional, ​ campeona olímpica en Río 2016​ y cinco veces campeona del mundo, tan solo obtiene poco más de 4.900 dólares, según una investigación de la BBC.

Atletismo sin discriminación

Aunque el tenis parece ser el deporte que lleva la batuta en la igualdad de pagos, la Golden League lo sigue en la carrera.

La competición que reúne a los mejores atletas del mundo, no distingue cuando del sexo se trata. Con 41.500 dólares, el torneo clausura con satisfacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *