Kalin Bennett: el jugador autista que rompe barreras en el baloncesto

El inicio de la National Collegiate Athletic Association (NCAA) ha sorprendido a todos. Y no se trata solamente de los resultados que han surgido, como el de Kent State, la pequeña universidad de Ohio que en su estreno venció 97-58 a Hiram, sino porque dicho triunfo que pasó a la historia lo marcó un jugador que destaca a simple vista: Kalin Bennett.

Aunque muchos pensarían que son sus 2.10 metros que lo hacen sobresalir, es su condición la que realmente impacta dentro y fuera de la cancha, pues Bennett se ha convertido en el primer atleta del baloncesto con autismo.  

Predicción errada

Desde su nacimiento Kalin manifestó ciertas particularidades, y el diagnóstico de las mismas fue que no caminaría ni hablaría. Pero el pequeño venció todas las barreras y en sus primeros pasos demostró un gran talento para el baloncesto.

Entonces, la meta se volvió clara: alcanzar la cima de la disciplina para llevar un mensaje a todos aquellos que, al igual que él, han sido diagnosticados y marcados por un ‘no podrá’. “Quiero tener un impacto no solo en la cancha, sino también con los niños que están luchando con las mismas barreras que yo”, señaló antes de dar inicio a la temporada.

Oportunidad de ensueño

Oriundo de Arkansas, obtuvo una beca completa en la Ohio University. Ahora, aprovecha el momento como una plataforma “para inspirar a otros niños con autismo y no autismo. Quiero hacerles saber, hey, si puedo hacer esto, tú también puedes hacerlo. Muchas veces se sienten solos y solos, y yo también lo siento al crecer”, explicó a Cleveland.com.

La directora asistente de Kent State de la Iniciativa de Autismo para la Investigación, Gina Campana, indicó que Kalin Bennett es “un ser humano fenomenal. Vamos a tener suerte de conseguirlo en el estado de Kent”.

Con menos de tres minutos para concluir el partido, y con el marcador a favor de su casa, el jugador anotó sus dos primeros puntos con una penetración a la pintura y encestando frente a su marcador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *