Los secretos sucios del deporte y sus delatores

Una grave acusación pesa sobre los hombros de los Houston Astros. La MLB inició una investigación contra los siderales por supuestamente usar un sistema de cámara con la finalidad de robar señas a sus rivales en 2017, campaña en la que se coronaron en la Serie Mundial.

El hombre que hizo la revelación fue Mike Fiers, quien precisamente se coronó con los tejanos en el mencionado calendario. Su nombre podría ser visto con desprecio por sus colegas, pero no se trata del primer caso de un atleta que enseña las costuras de la disciplina.

José Canseco

Con mucho poder y polémica, el nombre de José Canseco se tatuó para siempre en la historia del deporte. Tras su retiro, el beisbolista cubano escribió el libro Juiced: Wild Times, Rampant ‘Roids, Smash Hits & How Baseball Got Big, escrito donde destapó el escándalo de uso de anabolizantes.

Publicado en 2005, el material aseguró que el 85% de los peloteros usaban las sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento, por lo que grandes estrellas no se salvaron: Jason Giambi, Alex Rodríguez Mark McGwire, y Barry Bonds, entre otros, salieron a relucir en el libro.

Iker Casillas

Un portero referente del fútbol mundial, pero que no escapó de las acusaciones. En el año 2015 salió del Real Madrid por la puerta trasera luego de que fuera apuntado como el que filtraba información a la prensa sobre lo que ocurrió en las entrañas del Santiago Bernabéu.

«Decir que soy soplón está fuera de lugar», comentó el día que abandonó el club. Aunque nunca se confirmó, las señales conducían a su nombre, y el matrimonio con la periodista Sara Carbonero influía aún más en las sospechas.

Floyd Landis y Tyler Hamilton

Acusados de dopaje y responsables de destruir una carrera en el ciclismo además de las suyas. El primero ganó el Tour de Francia de 2006; sin embargo, una alarma de dopaje fue la responsable de que perdiera el título. Aunque reconoció su culpa, decidió hundir a Lance Armstrong.

Por su parte, Hamilton echó leña al fuego al asegurar que Armstrong era el deportista «más sofisticado, profesionalizado y exitoso programa de dopaje jamás visto». Ninguno de ellos se equivocó.

Pese a tener la razón, el expresidente de la Unión Ciclística Internacional, Pat McQuaid, dijo «que Landis y Hamilton aparecen como héroes, pero están tan lejos de serlo como la noche del día. No son héroes, son escoria. Han hecho daño al deporte«.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *